¡CARTA OFERTA!; ¿QUÉ HAGO?

Lo primero a lo que nos enfrentamos cuando saltamos al mercado laboral es con una Oferta Económica, y en mi experiencia la primera vez que recibimos esta carta es un rotundo “SI”, ya que es nuestra primera oportunidad para empezar a tomar experiencia y crecer profesionalmente en el mundo de los negocios.

Conforme pasa el tiempo adquirimos experiencia y afilamos nuestro colmillo, entonces es cuando se ponderan distintos factores en cuanto a lo que estamos haciendo y hacia donde queremos ir, y estos son los siguientes:

  • Factor económico: lo que estamos ganando y lo que queremos ganar
  • Factor profesional: Lo que estamos haciendo ahora y lo que quiero hacer de acuerdo a la experiencia que voy ganando a lo largo de mi trayectoria profesional.
  • Factor momentum: El momento en el que me encuentro en mi posición actual y en mi vida personal, y cuál es mi principal móvil para hacer un cambio (El impulso que me llevará a dar el siguiente paso).

 

“Con la mayor madurez profesional que vamos desarrollando nos volvemos visibles para las distintas corporaciones, compañías, startups , que buscan equiparse de l@s mejores jugadores. Para llevar a estas organizaciones a superar los diferentes retos”.         

 

Aquí es cuando empezamos a participar en procesos de selección , justamente al final de estos,  siempre  y cuando hayamos pasado todos los filtros, será entonces cuando nos volvamos a encontrar con LA CARTA OFERTA.

Sin embargo,  ahora estaremos en otra situación, en la que el “SI” rotundo que dimos hace 5, 10 , 15, 20, 25 años, se vuelve un:

 

“Déjame analizar la propuesta y vuelvo contigo”.

 

Algunas veces es un cierre de negociación exitoso en el que ambas partes acuerdan una nueva relación de trabajo, sin duda este es el mejor escenario para la organización ya que se consigue colocar a la persona correcta en el puesto adecuado, teniendo este nuevo colaborador la capacidad de continuar con el proyecto para el cual se le  buscó desde un incio.

Otras veces se declina la oferta por la o el candidato, lo que genera mucha frustración para la organización, ya que se perdió tiempo.

Cuando llega la pregunta ¿QUÉ HAGO CON LA CARTA OFERTA? , y esto incluye a las 2 partes, el Ofertante (Compañía) y el Ofertado (Candidato) , tomemos en cuenta lo siguiente:

 

Ofertado

  • Si estamos en esta instancia es porque el proyecto y la compañía nos mueve y nos gusta, entonces tuvimos que haber definido a lo largo de todo el proceso si realmente queremos el proyecto que nos plantea la organización.
  • Estar convencidos de que ya es momento de dar el siguiente paso , o pudiendo sonar muy cliché, cerrar un ciclo con mi compañía actual. Y aquí es encontrar el porque estoy participando en este proceso
  • Definir nuestras expectativas económicas y mencionarlas al ofertante.
  • Tener muy claro el paquete económico que tenemos actualmente y tener claro para ti que es negociable y que no es negociable.
  • Si se alinean el proyecto profesional y la oferta económica , la respuesta debe ser muy sencilla y si no es así entonces es porque el punto 2 nunca lo tomaste en cuenta.

 

Ofertante

  • Ya tienes o debes tener el paquete económico que la persona esta ganando.
  • Sabes o debes saber las motivaciones de la persona.
  • Ofrecerle el plan de carrera que tienes a mediano y largo plazo.
  • Dejarle muy claro los retos y responsabilidades del puesto ofrecido.
  • Siempre contar con una segunda  opción, en caso de que la persona rechace la oferta.

 

          “Al final, esto es lo que puedes hacer al  llegar a esta etapa”.

 

No olvidemos que somos personas y lo más importante es que estemos convencidos de la decisión que tomamos sobre nuestra carrera profesional.

 

 

“No perdamos el tiempo y no hagamos perder el tiempo a los demás”.

 

 

                      Juan Cepeda.

Director General Grid Professional.

icon-close

grid professional

Montecito 38, Piso 26, Oficina 5

Col. Nápoles, CDMX. C.P.03810

Tel. +52 55 4172 0660

 

contacto@gridprofessional.com